Vecinos isleños de San Fernando tristes y preocupados por el cierre de escuelas

Noticias / Educación

Ante la decisión del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires de cerrar 8 escuelas en el Delta, los concejales sanfernandinos Corina Ramírez y Carlos Bergandi visitaron a vecinos del arroyo Paycarabí que perderán la Escuela N°13 y el Jardín N°919, arriesgando la escolaridad de los chicos, el vínculo con la comunidad, el desarrollo de la zona y con la posibilidad de quedar gravemente aislados.

En oposición a la decisión de la gobernadora Vidal de cerrar ocho establecimientos educativos ubicados en la isla, el Municipio de San Fernando realiza actividades en apoyo a los vecinos que resultan perjudicados por esta decisión unilateral e inconsulta, y para conseguir que esta posibilidad sea descartada. La Concejal Corina Ramírez, quien visitó a los vecinos de arroyo Paycarabí junto a su colega Carlos Bergandi, dijo: “El problema tiene que ser visto desde sus protagonistas, que son los isleños, que reclaman que las escuelas no se cierren, y los representemos para que su lucha siga en pie. Las escuelas son su vida, sus recuerdos y su ámbito de socialización, y seguiremos visibilizando el problema hasta que la medida sea revertida”.

Un vecino “de toda la vida” del arroyo, Juan Carlos Garré, recordó: “Tengo 75 años, he ido a la Escuela N°13 toda una vida. También fueron mis hijos y nietas. Lo último que pueden es cerrarla, porque es una tristeza, allí la comunidad se une toda cuando hacemos una fiesta, aparte hay unos cuantos chicos que tendrán que ir a estudiar mucho más lejos”. Su esposa, Leonor “Lelé”, agregó: “Me da mucha pena, porque la escuela es una segunda casa nuestra. Por el bien de los chicos, que pueden progresar y convertirse en grandes productores, tendrían que dejarla abierta. Allí desayunan y almuerzan. Si nos sacan la escuela, nos sacan todo”.


Alicia “Aliti” Fleitas, otra vecina del arroyo, trabajó en el Jardín N°919 desde que se inició. “Fueron mis hijos, y este año egresan mis nietas mellizas. Duele mucho que lo cierren. Todos los vecinos nos conocemos y nos ayudamos, esta noticia nos tiene muy mal, la comunidad isleña se termina y queremos que siga. Es especial para nosotros, toda nuestra vida, donde los chicos se reúnen y juegan, y hacen festivales y talleres; esto a mi me supera, porque quisiera jubilarme aquí, y que mis nietos terminen en esa escuela que aman tanto”.

“Los chicos deberían viajar dos horas y media hasta la otra escuela; en el jardín hay chiquitos de dos años y tener que viajar más es mucho para una criatura. Uno los ve disfrutar el jardín, suben cansados por haber jugado y se duermen en la lancha. Los padres están contentos y felices por mandarlos a esa escuela. Que los trasladen a otro colegio es muy injusto. Si la cierran nos destruyen, nos parten al medio”, finalizó “Aliti”. Y Milagros, de 11 años, su nieta, dijo entre sollozos: “Yo no quiero que cierren la escuela, porque una ahí pasó toda una vida, con unas maestras que te enseñan de todo, y porque por ahí pasaron mi abuela y mis papás”. 


Julieta, que pasó a quinto grado, agregó: “No quiero que cierren la escuela, porque ahí tengo un montón de amigas. Si me tuviera que ir a otra escuela, me sentiría triste y tendría que viajar mucho más”. La vecina Débora Bartala manifestó su angustia por la situación: “Lo que está pasando nos tomó por sorpresa, porque nos hemos enterado por las redes sociales la semana pasada. Como isleña, siento que nos separaría muchísimo del continente, y los chicos tendrían que viajar demasiado. Realmente, nos están manipulando como quieren, y nosotros como sociedad queremos elegir a dónde mandar a nuestros chicos”.

“Estamos aislados de todo, siento que se olvidaron de la isla, sumado al agua que baja o sube, la niebla, y nuestros chicos pasan todas esas cosas. Como mamá, digo que el gobierno no se está ocupando. La matrícula es grande, necesitamos que revean y echen para atrás esta decisión porque le están haciendo un daño enorme al Delta”, completó Débora. Andrea, otra vecina, opinó: “Estamos indignados, están violando nuestros derechos. No respetan que los niños quieren ir a su escuela, nosotros acá es lo que tenemos más cerca, es el medio por el que sociabilizamos, donde tenemos talleres, nos juntamos como padres y vecinos. Nadie nos consultó, ¿quién decide que nuestros hijos vayan a otra escuela?”, finalizó. 




Atención al vecino

0800-777-6864
vecinos@sanfernando.gob.ar

Completa el formulario y hacenos llegar tus dudas e inquietudes.

Adjuntar un archivo
Relacionados